Noticias

Lagy Gaga es acusada de plagio por shallow

La demanda contra ella asegura que se apropió "de una progresión de tres notas"

Robin Thicke, Shakira, Ed Sheeran, Katy Perry y ahora le ha llegado el turno a Lady Gaga. La diva neoyorquina ha sido acusada de plagio y demandada por un cantautor estadounidense en relación a la canción Shallow.

El denunciante es un músico llamado Steve Ronsen y el motivo de la demanda aducido es la apropiación "de una progresión de tres notas" en el citado tema basándose en su canción Almost que compuso y publicó en 2012.

Diversos diarios estadounidenses que han hablado con este cantautor y sus abogados aseguran que exigiran a la artista un pago de millones de dólares sobre una canción que ha sido ganadora de un Premio Oscar y un Globo de Oro.

No es la primera vez que Lady Gaga es demandada por la autoría de sus canciones ya que en un par de ocasiones previas ha ganado demandas sobre algunos de sus hits (Judas y Born this way).

En esta ocasión, la intérprete ha puesto el caso en manos del prestigioso abogado neoyorquino Orin Snyder que ya ha dejado clara cual será la estrategia de defensa de su clienta.

"El Sr. Ronsen y su abogado están tratando de ganar dinero por la vía fácil aprovechándose del éxito de mi cliente, una artista de fama mundial. Está mal, es vergonzoso. Esas tres notas aparecen en otras canciones muy conocidas publicadas anteriormente como Dust in the wind de Kansas (1978). Lady Gaga lo combatirá con todas sus fuerzas hasta el final" explica el letrado.

Shallow fue compuesta por Lady Gaga, Mark Ronson, Anthony Rossomando y Andrew Wyatt como parte de la banda sonora de la galardonada película Ha nacido una estrella.

"Fue diferente a cualquier otra experiencia que haya tenido escribiendo una canción. Estaba en el piano, cada uno de los chicos tenía una guitarra en sus manos y comenzamos a encontrar letras y hablar entre ellos. Es una conversación entre un hombre y una mujer. Pero no lo sabíamos cuando empezamos" explicó Lady Gaga en su momento.

Hace apenas un par de semanas Katy Perry y su compañía discográfica tuvieron que hacer frente a una cuantiosa indemninación por los derechos de la canción Dark Horse. Una vez finalizó el juicio, el equipo de la solista californiana ya avisó de que este tipo de sentencias tendían un efecto llamada y parece que no se equivocaron.